Bienvenidos

Estas reflexiones salen de más que 40 años de ministerio como sacerdote católico. Pasé la mayoría de estos años en la Diócesis de Charlotte que está situada en Carolina del Norte occidental de los Estados Unidos. Ahora, estoy jubilado, y vivo en Medellín, Colombia, y sigo sirviendo como sacerdote en la Arquidiócesis de Medellín.

Sábado, 19 Junio 2021 00:00

Sábado, Semana XI, Tiempo Ordinario

Y por eso, para que yo no me llene de soberbia por la sublimidad de las revelaciones que he tenido, llevo una espina clavada en mi carne, un enviado de Satanás, que me abofetea para humillarme. Tres veces le he pedido al Señor que me libre de esto, pero él me ha respondido: “Te basta mi gracia, porque mi poder se manifiesta en la debilidad”.
Así pues, de buena gana prefiero gloriarme de mis debilidades, para que se manifieste en mí el poder de Cristo. Por eso me alegro de las debilidades, los insultos, las necesidades, las persecuciones y las dificultades que sufro por Cristo, porque cuando soy más débil, soy más fuerte.
(2 Cor 12:1-10)

El “la espina clavada en mi carne" de San Pablo ha sido objeto de mucha especulación. Lo que fue realmente no hace ninguna diferencia. Que se contentara con soportar todas las cosas por amor a Cristo lo dice todo. Como observa San Pablo: "Cuando soy más débil, entonces soy más fuerte".

Viernes, 18 Junio 2021 00:00

Viernes, Semana XI, Tiempo Ordinario

¿Ellos presumen de que son hebreos? Yo también lo soy. ¿De que son israelitas? Yo también lo soy. ¿De que son descendientes de Abraham? Yo también lo soy. ¿De que sirven a Cristo? Es una locura decirlo, pero yo lo sirvo más: yo les gano en fatigas y cárceles; y les gano por mucho en azotes y en peligros de muerte. Si se trata de presumir, presumiré de mis debilidades.
(2 Cor 11:18,21-30)

San Pablo tiene que defenderse de los ataques de los "super apóstoles". De todos los desafíos que enfrentaba San Pablo, éste tenía que ser el más difícil: ataques de compañeros cristianos, de compañeros apóstoles, todo en el nombre de Dios.

Jueves, 17 Junio 2021 00:00

Jueves, Semana XI, Tiempo Ordinario

Ustedes pues, oren así:
Padre nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre,
venga tu Reino,
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día,
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en tentación
y líbranos del mal.
(Mt 6:7-15)

La oración que Jesús nos enseñó—el Padre Nuestro. Sencilla y profunda—porque nos da permiso de rezar con confianza a nuestro Padre Dios.

Miércoles, 16 Junio 2021 00:00

Miércoles, Semana XI, Tiempo Ordinario

Dios ama al que da con alegría. (2 Con 9:6-11)

Como solía decir mi profesor de homilética, el reverendo David Buttrick: "¡Si tienes mucho dinero, debes darlo!" Desafortunadamente, en el mundo de hoy muy pocos dan con alegría.

Martes, 15 Junio 2021 00:00

Martes, Semana XI, Tiempo Ordinario

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Han oído ustedes que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo; yo, en cambio, les digo: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen por los que los persiguen y calumnian, para que sean hijos de su Padre celestial, que hace salir su sol sobre los buenos y los malos, y manda su lluvia sobre los justos y los injustos. Porque si ustedes aman a los que los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen eso mismo los publicanos? Y si saludan tan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen eso mismo los paganos? Ustedes, pues, sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto”.  (Mt 5:43-48)

“Han oído ustedes que se dijo . . . yo, en cambio, les digo” es material clásico de Jesús. La pregunta nos llega, ¿amamos a nuestros enemigos? Como discípulos de Jesús, hemos pasado dos mil años encontrando todas las excusas posibles para NO cumplir con este mandato de Jesús—desde innumerables guerras hasta las guerras culturales actuales. Quizás ahora sea el momento de escuchar al Señor.

Lunes, 14 Junio 2021 00:00

Lunes, Semana XI, Tiempo Ordinario

Somos los “impostores” que dicen la verdad; los “desconocidos” de sobra conocidos; los “moribundos” que están bien vivos; los “condenados” nunca ajusticiados; los “afligidos” siempre alegres; los “pobres” que a muchos enriquecen; los “necesitados” que todo lo poseen.
(2 Cor 6:1-10)

Los problemas de ser apóstol, pero todavía San Pablo dice: “Ahora es el tiempo favorable; ahora, es el día de la salvación.”

Domingo, 13 Junio 2021 16:13

XI DOMINGO ORDINARIO

Caminamos en fe, y no en visión.
(2 Cor 5:6-10)

Caminar por fe y no por vista es ser católico. Celebramos los sacramentos. . . y la sacramentalidad de la vida misma. . . y experimentamos la gracia de Dios.

El amor de Cristo nos impulsa, al pensar que si uno murió por todos, todos murieron. Cristo murió por todos para que los que viven ya no vivan para sí mismos, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.
(2 Cor 5:15-21)

A la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús le sigue la fiesta del Inmaculado Corazón de María. Como nos recuerda San Pablo, "el amor de Cristo nos impulsa". María siempre nos lleva a seguir el amor de su Hijo que se entregó a si mismo por nuestra salvación.

Viernes, 11 Junio 2021 00:00

SOLEMNIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Que Cristo habite por la fe en sus corazones. Así, arraigados y cimentados en el amor, podrán comprender con todo el pueblo de Dios, la anchura y la longitud, la altura y la profundidad del amor de Cristo, y experimentar ese amor que sobrepasa todo conocimiento humano, para que así queden ustedes colmados con la plenitud misma de Dios.
(Eph 3:8-12, 14-19)

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús nos invita al misterio de la Encarnación: que nuestro Dios tiene un corazón humano.

Jueves, 10 Junio 2021 00:00

JUEVES, SEMANA X, TIEMPO ORDINARIO

Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo, el Señor, y nos presentamos como servidores de ustedes, por Jesús. Pues el mismo Dios que dijo: Brille la luz en medio de las tinieblas, es el que ha hecho brillar su luz en nuestros corazones, para dar a conocer el resplandor de la gloria de Dios, que se manifiesta en el rostro de Cristo.
(2 Cor 3:15-4:1,3-6)

La gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. . . esa gloria brilla a nuestro alrededor. . . en el rostro de todos nuestros hermanos y hermanas, especialmente de los más vulnerables y dolidos.

Página 1 de 48