Bienvenidos

Estas reflexiones salen de más que 40 años de ministerio como sacerdote católico. Pasé la mayoría de estos años en la Diócesis de Charlotte que está situada en Carolina del Norte occidental de los Estados Unidos. Ahora, estoy jubilado, y vivo en Medellín, Colombia, y sigo sirviendo como sacerdote en la Arquidiócesis de Medellín.

En aquel tiempo, Jesús entró en la sinagoga, donde había un hombre que tenía tullida una mano. Los fariseos estaban espiando a Jesús para ver si curaba en sábado y poderlo acusar. Jesús le dijo al tullido: “Extiende tu mano”. La extendió, y su mano quedó sana.
(Mc 3:1-6)

En los Estados Unidos, hoy es el día de la toma de posesión. Anoche, por primera vez durante esta pandemia, hubo un servicio en el Mall de Washington para recordar a los 400.000 estadounidenses que murieron por coronavirus. El servicio fue dirigido por el presidente electo, Joe Biden, y la vicepresidenta electa Kamala Harris y el nuevo arzobispo de Washington, el Cardenal Wilton Gregory. Joe Biden dijo: "Para sanar hay que recordar." Y hoy rezamos por el nuevo presidente y la nueva vicepresidenta. ¡Que Dios los bendiga en sus nuevos puestos de servicio al país! Y ¡qué Dios acabe con la pandemia y sane las heridas del país!

Martes, 19 Enero 2021 00:00

MARTES, SEMANA II, TIEMPO ORDINARIO

Luego añadió Jesús: “El sábado se hizo para el hombre, y no el hombre para el sábado. Y el Hijo del hombre también es dueño del sábado”.
(Mc 2:23-28)

¡Guauu, adios a la ley y al orden¡ Si el sábado (que es la ley) es para nosotros, entonces quizás su propósito no sea simplemente “ser obedecido”, sino hacernos más humanos. La policía del templo debe estar tirando de sus pelos.

Lunes, 18 Enero 2021 00:00

LUNES, SEMANA II, TIEMPO ORDINARIO

De igual manera, Cristo no se confirió a sí mismo la dignidad de sumo sacerdote; se la otorgó quien le había dicho: Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy. O como dice otro pasaje de la Escritura: Tú eres sacerdote eterno, como Melquisedec.
(Heb 5:1-10)

Cuando reflexionamos sobre la iglesia en los últimos 20 años, el problema del clericalismo ha pasado a primer plano. Entre los seminaristas se puede decir cuáles se van a convertir en un problema. Solo mire el tamaño de su alzacuellos, el tamaño "pontífice # 3" (1.5 pulgadas) es un claro indicio, así como las estampillas de ordenación con "Tú eres un sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec" impreso en ellos. Siempre es bueno recordar que esas palabras están dirigidas solo a Jesús en el Nuevo Testamento, nuestro gran sumo sacerdote. Por el bautismo TODOS nos hemos convertido en el pueblo sacerdotal de Dios. Aquellos en la iglesia que hoy llamamos “sacerdotes”. . . no son sacerdotes, en realidad son presbíteros (ancianos). En español, cuando usamos el término "sacerdote" para ellos, es solo en un sentido secundario. Las primeras comunidades cristianas conocían la palabra “sacerdote” pero nunca la usaron para sus ministros. Las palabras obispo, presbítero, diácono no son del ámbito religioso, sino de la vida cotidiana. Obispo significa supervisor (administrador), como en una granja o en un negocio. Presbítero significa anciano. Diácono significa mesero de mesa (o servidor). Las palabras describen funciones, no alguna diferencia ontológica. El ministerio de Jesús no se trata de ser "apartado", sino de solidaridad, de hacerse uno con nosotros, por lo que “él puede comprender a los ignorantes y extraviados”.

Domingo, 17 Enero 2021 00:00

II DOMINGO, TIEMPO ORDINARIO

Aún no conocía Samuel al Señor, pues la palabra del Señor no le había sido revelada. Por tercera vez llamó el Señor a Samuel; éste se levantó, fue a donde estaba Elí y le dijo: “Aquí estoy. ¿Para qué me llamaste?”
Entonces comprendió Elí que era el Señor quien llamaba al joven y dijo a Samuel: “Ve a acostarte, y si te llama alguien, responde: ‘Habla, Señor; tu siervo te escucha’ ”. Y Samuel se fue a acostar.
De nuevo el Señor se presentó y lo llamó como antes: “Samuel, Samuel”. Éste respondió: “Habla, Señor; tu siervo te escucha”.
(1 Sm 3:3b-10,19)

Cuando creces en la iglesia bautista, la escuela dominical (la catequesis) es una parte esencial de la vida. Recuerdo a mi primera maestra de escuela dominical, la Sra. Strong. Esta anciana nos reunió a los niños a su alrededor y nos contó las historias bíblicas más maravillosas. Su historia del niño Samuel durmiendo en el templo y escuchando la voz del Señor permanece conmigo siempre.

Sábado, 16 Enero 2021 00:00

SÁBADO, SEMANA I, TIEMPO ORDINARIO

Mientras Jesús estaba a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores se sentaron a la mesa junto con Jesús y sus discípulos, porque eran muchos los que lo seguían. Entonces unos escribas de la secta de los fariseos, viéndolo comer con los pecadores y publicanos, preguntaron a sus discípulos: “¿Por qué su maestro come y bebe en compañía de publicanos y pecadores?”
Habiendo oído esto, Jesús les dijo: “No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Yo no he venido para llamar a los justos, sino a los pecadores”.
(Mc 2:12-17)

El recuerdo más antiguo de la Eucaristía es el comer y beber con los pecadores. Como solía decir mi antiguo profesor de homilética acerca de este pasaje: "Si no eres un "enfermo", no tienes a Jesús”.

Viernes, 15 Enero 2021 00:00

VIERNES, SEMANA I, TIEMPO ORDINARIO

Cuando Jesús volvió a Cafarnaúm, corrió la voz de que estaba en casa, y muy pronto se aglomeró tanta gente, que ya no había sitio frente a la puerta. Mientras él enseñaba su doctrina, le quisieron presentar a un paralítico, que iban cargando entre cuatro. Pero como no podían acercarse a Jesús por la cantidad de gente, quitaron parte del techo, encima de donde estaba Jesús, y por el agujero bajaron al enfermo en una camilla.
Viendo Jesús la fe de aquellos hombres, le dijo al paralítico: “Hijo, tus pecados te quedan perdonados”.
(Mc 2:1-12)

Cuando era niño, amaba este pasaje. Recuerdo nuestra lección de la catequesis con la imagen de los cuatro hombres en el techo rasgado bajando a su amigo en la camilla y Jesús mirando hacia arriba y viendo su fe.

Jueves, 14 Enero 2021 00:00

JUEVES, SEMANA I, TIEMPO ORDINARIO

En aquel tiempo, se le acercó a Jesús un leproso para suplicarle de rodillas: “Si tú quieres, puedes curarme”. Jesús se compadeció de él, y extendiendo la mano, lo tocó y le dijo: “¡Sí quiero: sana!” Inmediatamente se le quitó la lepra y quedó limpio. 
(Mc 1:40-45)

El difunto congresista John Lewis siempre hablaba de "buenos problemas”, con lo que quería decir que el cambio a veces requiere un pequeño problema. El Papa Francisco tiene una frase similar cuando dice, "Hagan lío", que es una buena forma argentina de decir, "¡Sacude las cosas!" Jesús siempre estaba causando "buenos problemas". Jesús siempre estaba "sacudiendo las cosas", especialmente cuando se trataba de los leprosos y todos aquellos que la buena gente de la iglesia evitaría como una plaga. De hecho, cuando Jesús tiene encuentros con los leprosos, generalmente está solo. Supongo que ya fue bastante malo para los discípulos cuando Jesús se sentó con las prostitutas y los publicanos, pero cuando aparecieron los leprosos, los discípulos desaparecieron.

Miércoles, 13 Enero 2021 00:00

MIÉRCOLES, SEMANA I, TIEMPO ORDINARIO

En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama, con fiebre, y enseguida le avisaron a Jesús. Él se le acercó, y tomándola de la mano, la levantó. En ese momento se le quitó la fiebre y se puso a servirles. 
(Mc 1:29-39)

Es muy interesante que la suegra de San Pedro, después de ser curada, ella “se puso a servirles”. El término griego es el término formal para el ministerio del que obtenemos la palabra diakonos (diácono—siervo). Ella no iba diciendo: "¡Mírame, he sido curada!” Ella les sirvió, fue una “diácono” para ellos. Me acuerdo de mi amiga la Diácona Joan Marshall (1929-2004), de la Catedral Episcopaliana de Todas las Almas en Asheville, NC. La Diácona Joan recibió a los que nadie quería recibir. Ella fue una inspiración para mí y para los ministros. La recuerdo con alegría.

Martes, 12 Enero 2021 00:00

MARTES, SEMANA I, TIEMPO ORDINARIO

R. Aleluya, aleluya. 
Reciban la palabra de Dios, no como palabra humana, 
sino como palabra divina, tal como es en realidad. 
R. Aleluya.
(1 Tes 2:13)

Ayer, el Papa Francisco publicó un motu propio (Spiritus Domini) que dijo que los ministerios del Lector y del Acólito están en adelante también abiertos a las mujeres. Tal vez, esto se parezca un poquito extraño porque casi todos nosotros estamos acostumbrados de ver mujeres dando las lecturas y sirviendo en la Misa. Como el Padre Antonio Ruff, OSB, notó en su blog litúrgico PrayTell (https://www.praytellblog.com/), “Esto es grande” (“This is big”).

https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2021-01/papa-francisco-ministerios-lector-acolito-abiertos-mujeres.html

Lunes, 11 Enero 2021 00:00

LUNES, SEMANA I, TIEMPO ORDINARIO

En distintas ocasiones y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros padres, por boca de los profetas. Ahora, en estos tiempos, nos ha hablado por medio de su Hijo.
(Heb 1:1-6)
Jesús les dijo: “Síganme y haré de ustedes pescadores de hombres”.
(Mc 1:14-20)

La revelación cristiana declara notablemente que Dios nos ha hablado a los seres humanos. . . haciéndose uno con nosotros en el Hijo. Por eso, nuestro encuentro con Dios a través de las Escrituras nos invita a escuchar esa Palabra dirigida a nosotros. Entonces, cuando Jesús llama a sus discípulos, “Síganme y haré de ustedes pescadores de hombres”, ellos dejan todo y lo siguen.

Página 9 de 44