Bienvenidos

Estas reflexiones salen de más que 40 años de ministerio como sacerdote católico. Pasé la mayoría de estos años en la Diócesis de Charlotte que está situada en Carolina del Norte occidental de los Estados Unidos. Ahora, estoy jubilado, y vivo en Medellín, Colombia, y sigo sirviendo como sacerdote en la Arquidiócesis de Medellín.

Sábado, 19 Junio 2021 00:00

Sábado, Semana XI, Tiempo Ordinario

Y por eso, para que yo no me llene de soberbia por la sublimidad de las revelaciones que he tenido, llevo una espina clavada en mi carne, un enviado de Satanás, que me abofetea para humillarme. Tres veces le he pedido al Señor que me libre de esto, pero él me ha respondido: “Te basta mi gracia, porque mi poder se manifiesta en la debilidad”.
Así pues, de buena gana prefiero gloriarme de mis debilidades, para que se manifieste en mí el poder de Cristo. Por eso me alegro de las debilidades, los insultos, las necesidades, las persecuciones y las dificultades que sufro por Cristo, porque cuando soy más débil, soy más fuerte.
(2 Cor 12:1-10)

El “la espina clavada en mi carne" de San Pablo ha sido objeto de mucha especulación. Lo que fue realmente no hace ninguna diferencia. Que se contentara con soportar todas las cosas por amor a Cristo lo dice todo. Como observa San Pablo: "Cuando soy más débil, entonces soy más fuerte".

Visto 26 veces Modificado por última vez en Martes, 15 Junio 2021 18:48